A place to go

Siempre se llega a alguna parte si se camina lo bastante.
(Alicia en el País de las Maravillas)

Había una película que ponían muy a menudo en La 1 cuando era pequeña que iba de un muchacho muy blanquito sin pelo al que le caía un rayo y empezaba a tener superpoderes. Creo que se llamaba Powder o algo así. Lo que sí que recuerdo es que en la promo que la anunciaba el tipo iba corriendo por el campo y recibía un relámpago que le atravesaba el pecho y le levantaba un palmo del suelo.

La verdad es que nunca me ha caído un rayo ni he sufrido una descarga. Sólo me dan pequeños chispazos de electricidad estática con muchísima frecuencia, así que supongo que la gente como yo tiene que buscarse otras fuentes de energía que nos permitan seguir encendidos y en movimiento. Sólo los grandes consiguen que la música sea una de ellas y muy pocos logran provocar una tormenta de pura felicidad como la que nos caló ayer. Chispas. Magia. Confeti.

Todo esto lo digo para intentar explicar que ayer en el Ávalon hubo un relámpago que nos atravesó como al chaval de la peli, aunque a nosotros no nos levantó sólo un palmo del suelo sino que nos llevó a otro tiempo, a otros lugares, a otras personas y a otros momentos de nuestra vida que sentimos dentro y volvimos a ver desde fuera.

Places quizá no sea sólo un disco maravilloso en el que cada tema suena mejor que el anterior, con una producción cuidadísima y un sonido espectacular. Quizá no sea sólo algo que no suena como el resto, que no te deja la sensación del ‘venga-otro-disco-más‘ y eso es porque, sencillamente, no lo es.

Escribía Cris en Facebook que, en simbología, el pelícano significaba generosidad y sacrificio porque abría su pecho para alimentar a sus crías, y Shakespeare decía que la música es el alimento del amor. Gracias a este Pelícano nos dimos un banquete.

Anoche fuimos de viaje a un lugar que son muchos lugares. A una historia que son muchas historias y todas son la nuestra. La de Héctor habla de valentía, de talento y de trabajo. Gente como él es la que cambia el mundo y tenemos mucha suerte de que decida compartir su historia para cantar otras nuevas que aniden en quien se pare a escucharlas.

El Pelícano ya se ha abierto el pecho. Ahora vamos a verlo volar.

Upe Bécares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s