No hay un oficio de poeta

Existe una labor oscura y persistente de minero” dice León Felipe en el prólogo del libro “Romances de la voz sola”, de Nuria Parés. Una concepción que ilustra bien su poética, alejada del elitismo intelectual y apegada a la identificación con el hombre mundano. Veamos hoy este libro (que en realidad son dos libros) de uno de nuestros autores más grandes.

llamadme_publicano

Llamadme publicano” es un poemario breve, compacto, enriquecedor y que todavía puede encontrarse. Escrito en 1950, durante su exilio en México, nos muestra al León Felipe más existencialista sin perder un ápice de su imaginería tétrica ni de su compromiso político.

La primera sección consta de once poemas que comienzan en el terreno de lo metapoético, para adentrarse después en la mística y la espiritualidad y finalizar con un doliente tono político apegado a la situación de una Europa en guerra.

De la poesía dice León Felipe que “llega como un gendarme a la casa del crimen” y ve en ella un carácter de expurgo de la penitencia, como ya anticipa el título del libro, en referencia a la parábola del fariseo y el publicano del Evangelio de San Lucas. Felipe compara constantemente a la poesía con figuras de autoridad y orden, que ponen todo patas arriba en busca de una verdad que es tanto la que desconocen como la que ellas mismas imponen.

Durante todo el poemario traslucen graves reflexiones existenciales e impotentes inquietudes por el más allá y la divinidad. Se deslizan conceptos como la reencarnación, la transmigración o el eterno retorno y tópicos literarios clásicos como el Ubi Sunt y el Memento Mori patrocinan determinados poemas, como “Interrogatorio”.A mí me pareció que el mundo era un zumbido…/y el hombre… un hipo.”

El sujeto lírico recuerda constantemente la futilidad e incertidumbre de la existencia humana con potentes imágenes.

leonfelipe

El poema más representativo de esa búsqueda vana del hombre, que a la vez es todo el sentido de su vida es “La caza”:

la_caza_leon_felipe

Los poemas que cierran la sección tienen un tono más político, escritos desde una atormentada conciencia patriótica y una férrea moral religiosa. Se entrevén los trazos autobiográficos del dolor de su exilio y una fuerte crítica a la Inglaterra de Churchill y su máxima de que “El hombre ya no lucha por un ideal”. Esta anglofobia queda muy patente en el poema “Raposa”, una airada acusación hacia los que colaboraron a la caída de la República española. Acusa a los ingleses de “encadenar a Don Quijote” y ve en su pragmatismo mercantilista la mayor de las lacras de Europa. El poeta nos recuerda que “No habrá quien componga la canción de la victoria.”

La segunda sección, de lectura muy ligera, se titula “Un signo… Quiero un signo” y nos muestra de nuevo a ese sujeto lírico meditabundo y aislado que pretende trascender del cuento al sueño (dos palabras que repite incesantemente), tomando de Juan Larrea la imagen de la metamorfosis del gusano como símbolo de la purificación del publicano penitente.

[… que la cuna del hombre la mecen con cuentos,/ que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos,/ que el llanto del hombre lo taponan con cuentos…]

En definitiva, un libro imprescindible de uno de los mejores poetas que ha dado la provincia de Zamora (el mejor para el que esto escribe) y de cuya obra se ha hecho no poca apropiación indebida. Imprescindible para entender su pensamiento individualista y místico, su patriotismo hispánico y su genuina posición política, a caballo entre las dos Españas. No lo llamemos marxista, no lo llamemos liberal, no lo llamemos anarquista. Llamémoslo publicano. Así lo hace el Arcipreste. Y los líricos flecheros farisaicos/ que guardan el secreto/ de cómo se disparan/ el verso y la oración.

P.S: Consciente soy de que os debo la segunda parte de Justo Alejo. Y llegará. Pero no es sencillo aproximarse a la obra de un poeta maldito. Y cuando digo “aproximarse”, de nuevo, estoy hablando literalmente.

Miguel Pérez Martín

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s