La juventud, el ego y el cine

Normalmente en estas líneas con las que suelo participar en Buscarruidos hablo de cine o del mundo audiovisual en Zamora. Es un espacio en el que exponer a los nuevos y no tan nuevos creadores para que sean más conocidos por el gran público y que su obra tenga mayor repercusión. Pero en esta ocasión, quizás sea por la llegada del nuevo año, voy a hablar sobre la juventud artística y el ego.

Rodaje de La Ilusión

Rodaje de La Ilusión

Con 31 años a mis espaldas me veo con capacidad de hablar de lo acontecido en mi vida con un poquito de margen, y es que cuando vas pintando canas, o en mi caso entradas, te vas dando cuenta de lo ingenuo que eras años atrás. Cuando te creías que lo sabías todo, cuando tu ego y tu melena te hacían tratar mal a esa chica por pura ignorancia y al igual que pensabas que con veinte años lo sabías todo a nivel sentimental también pensabas que como ibas a una Escuela de Cine ya eras un cineasta. Como leías la Biografía de Billy Wilder, tu corto de 15 minutos sobre una bolsa de basura se merecía todos los galardones y si no los recibía era porque el público aún no estaba preparado para tu obra.

Todos hemos tenido veinte años, todos hemos vivido con soberbia esos años, todos nos hemos creído Lubitsch por escribir un guión de 4 líneas con un poquito de gracia; pero por favor sed humildes, dejaos aconsejar, abrid bien vuestros oídos y vuestros ojos, aprended de aquellos que se han caído mil y una veces y se siguen levantando. Quizás no sean Kubrick pero posiblemente tu tampoco y solo ellos saben lo que tu sientes ahora, ellos también se sintieron dioses, ellos también creían que su guión era lo mejor que se había escrito desde El Apartamento y ellos también lo tienen guardado dentro de un cajón.

Captura de pantalla 2016-01-05 a la(s) 12.56.25

Y con estas líneas no quiero desalentar a nadie, ni mucho menos decir que aparten su ego y se conviertan en ovejas en el redil del mundo, lo que quiero decir es que; aparquen la soberbia y escuchen, se nutran de vivencias ajenas, acudan a rodajes para llevar cafés o tirar cables pero sobre todo para aprender. Ya tendrán tiempo para ser ellos los que pegan los gritos.

Miguel Rodríguez Bollon

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s