Marchas: la otra esencia

Hoy hablamos de música, y por una razón importante: porque es necesario poner en valor no sólo el silencio que se supone gobierna la Semana Santa de Zamora, también el sonido que acompaña esta celebración y que a veces olvidamos destacar como se merece.

Una de las bandas durante la procesión del Santo Entierro. Foto: Emilio Fraile. (La Opinión de Zamora)

Una de las bandas durante la procesión del Santo Entierro. Foto: Emilio Fraile. (La Opinión de Zamora)

Para entender el sonido de la Semana Santa podemos hablar de figuras claves y tan representativas como conocidas como son el Barandales o el Merlú, elementos instrumentales que destacan en las sobrias hermandades nocturnas, véase los tambores destemplados que asustan a la multitud de espectadores en el más absoluto recogimiento, las carracas, las matracas… Estas referencias sonoras son las más populares, las que se recogen en cualquier guía o folleto para adentrarse a conocer la semana de pasión, pero lejos de ser las únicas, es imprescindible que hablemos de la contraposición musical que se contempla durante el día en nuestra ciudad.

Durante el día no reina el silencio, no se respira con tanta claridad ese halo de misticismo monacal, si no que los pasos son mecidos al compás de las marchas procesionales que interpretan diferentes bandas de música, y en Zamora otra cosa no, pero repertorio y grandes músicos que nos han dejado un gran legado tenemos un rato.

Si le preguntas a cualquier zamorano que cual cree que sería el himno de la ciudad de Zamora, sin duda te contestaría (sin dejar de lado el Bolero de Algodre) que la famosa Marcha fúnebre de Thalberg. Curiosa historia la de cómo esta marcha logró calar hondo en el sentir de los zamoranos y acabó por convertirse en el buque insignia musical de nuestra Semana Santa, representando hoy uno de los momentos más esperados del año (esa historia la dejo para otra ocasión si no quiero aburriros demasiado).

Marchas famosas del repertorio español como Mater Mea”, “Cordero de Dios” o “Cristo de la Sangre” de los célebres Ricardo Dorado y Enrique Cebrián e incluso marchas fúnebres internacionales como la de Chopin o Juana de Arco de Gounod acompañan en estos días los pasos de los cargadores, pero sin desmerecer lo ya mencionado, Zamora ha aportado composiciones de primer nivel y numerosos artistas locales han sabido captar la esencia de nuestra Semana Santa, jugando brillantemente a integrar en un todo la escultura e imaginería, la música, y la cadencia que une a ambas al pasearla por las calles del románico.

En los primeros años del siglo XX, ya se tiene constancia de la presencia de bandas de música en la ciudad (la célebre banda local “Regimiento de Toledo” y otras venidas de diferentes puntos de la península) para amenizar las procesiones de Semana Santa, y de marchas procesionales creadas específicamente para ello como Las Tres Cruces del archifamoso Maestro Haedo u otros autores nacionales como López Juarranz o Álvaro Milpager. Incluso, parece que Miguel Berdión, el pianista local internacionalizado también estuvo relacionado.

Especial mención como pioneros merecen el Maestro Haedo, primer director de la Banda de Zamora, que creyó en la consolidación de este género e introdujo la dicha Marcha de Thalberg en la ciudad, y Ángel Rodríguez Miguel por aportar un amplio repertorio de marchas hoy todas ellas imprescindibles (La Cruz o Dolor de una Madre) y enriquecer el patrimonio musical local de los años 20.

El auge de este tipo de música y su incursión definitiva en la Semana Santa llega en la segunda mitad del siglo XX, y por supuesto en lo que llevamos de siglo XXI, con un ya archivo inmenso de obras sin las cuales las figuras de Ramón Álvarez, Hipólito Pérez Calvo o Higinio Vázquez no tendrían el mismo empuje en la ciudad.

Incluso en las últimas décadas hemos asistido a la unión de “pasos” procesionales o figuras de devoción con marchas propias; por ejemplo, ya no podríamos entender a Nuestra Madre de las Angustias procesionando sin la marcha del mismo nombre (y personalmente insuperable) de Pedro Hernández Garriga, ni una apertura de las puertas del museo de Semana Santa el Jueves Santo sin escuchar los primeros acordes de “La Cruz”. En este tipo de uniones tiene especial interés mencionar al Maestro Cerveró, Carlos Cerveró Alemany, que en los años 90 obsequió al patrimonio musical zamorano piezas tan conocidas para nuestro oído como Nazareno de San Frontis, La Soledad o Virgen de la Esperanza”, y recientemente “Cristo Muerto”.

Por esta época de finales del siglo XX también debemos nombrar a otro compositor importante para nuestra ciudad, Antonio Pedrero Rojo con marchas comoLos Clavos”, “Congregación o “Spes”.

Y ya en el presente siglo asistimos a una proliferación del género con obras compuestas por grandes músicos de la tierra, como David Rivas (Perdónalos”) Miguel Mateos (“Todo está cumplido”) o el ya consagrado Jaime Gutiérrez Domínguez (“Crucifixión, El Prendimiento o la reciente “Madre Coronada”).

Desde aquí agradecemos a la Banda de Música de Zamora y a la Banda Maestro Nacor Blanco (así como a las que año a año vienen de fuera de la ciudad) por regalarnos cada Semana Santa todo este repertorio y su esfuerzo durante todo el año para que las melodías nos pongan los pelos de punta durante una semana.

Así es la Semana Santa de Zamora: caracterizada por una dualidad noche-día bastante diferenciada que define su razón de ser. El silencio, ese que nos acompaña en medio de teas de fuego, hábitos monacales, ruidos de hachones sobre el asfalto y bocas mudas sumidas en la contemplación. Y la música, la que mece los pasos cargados a hombros, la que se mantiene en el recuerdo semanas más tarde, la que se tararea durante todo el año y la que dejará impresa el sello del patrimonio zamorano eternamente.

Manuel Rodríguez Gago

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s