Ser mujer y semanasantera

Érase una joven llamada Carmen.

Carmen siempre fue una apasionada de la Semana Santa de su ciudad, días en los que le gustaba reunirse con sus amigos y su familia para disfrutar del sentimiento que le provocaba una tradición que había disfrutado desde que nació.

Carmen descontaba días en el calendario hasta el Jueves de Dolores, escuchaba la marcha de Thalberg en marzo o en julio, y cuando llegaba la gran Semana, estaba en la calle saboreando las procesiones día y noche, juntándose con los de siempre en los mismos sitios, e impregnándose de su ciudad cultural, artística e incluso gastronómicamente.

Un día, la joven decidió apuntarse a una cofradía que siempre le había gustado, y a la que pertenecían varios familiares, por lo que estaba muy emocionada imaginándose dentro de ella y participando por fin en la fiesta por la que tanto amor tenía.

Y, como el lector ya imaginará, Carmen es excluida por razones sexuales, por un absurdo convencimiento bastante extendido de que la tradición semana santera es fundamentalmente masculina.

IMG_6002

Una palabra bastante curiosa esta de “tradición”. El argumento machista que esconde la tan nombrada palabra es bastante ilógico teniendo en cuenta que la mayoría de las cofradías donde no se admiten mujeres están creadas en la mitad del siglo XX, aquellos años en los que el auge de la Semana Santa se consolida y se define la estética y el escenario que la ciudad quiere mantener, hasta entonces no tan delimitado.

Y es que, cada vez son más los que piensan que la Semana Santa de Zamora es la misma desde sus inicios hasta la actualidad, y nada más lejos de la realidad, nos encontramos con que la mayoría de las cofradías más antiguas como la Santísima Resurrección, Nuestra Madre de las Angustias y desde más recientemente la Santa Vera Cruz llevan a mujeres entre sus filas. ¡Qué curioso!

Entonces, ¿qué pasa en las décadas de los 20, 30 y 40 del siglo XX, donde vemos el surgimiento de estas hermandades que arraigan el machismo de la discriminación sexual?

¿Qué entendemos por tradición y por qué nos escudamos tanto en esta palabra?

Reflexionemos, es muy importante conocer nuestra propia historia para no caer en falsos conceptos.

Señores, la Semana Santa de Zamora tal y como la conocemos no tiene más de 100 años, lo queramos ver o no. Elementos visuales que hoy consideramos principales como el caperuz, la forma y estética de tallar los pasos para mimetizarlos con el entorno principalmente románico, el silencio absoluto, los cantos de coros masculinos de diferentes cofradías no vienen del siglo XII, si no de antes de ayer. Y es importante saberlo y no confundirse, porque la tradición hay que mantenerla y respetarla, pero sin la evolución propia de la sociedad corremos el peligro de estancarnos en el pasado, con los consecuentes riesgos que eso conlleva.

Volviendo el tema que nos atañe, alguien me dirá: “es que las mujeres se comportan mal, van pintadas, y se salen de las filas cuando están cansadas”; conversaciones de este tipo he tenido más de una y de dos. Mi respuesta es que la gente no se queja con tanto ahínco cuando los malos comportamientos son realizados por hombres ¡y también los hay!, véase: el estado alcoholizado evidente que llevan algunos cofrades en la mañana de Viernes Santo mientras cargan la cruz de La Congregación, las palabras malsonantes e irrespetuosas que se escuchan muchas veces desde debajo de los pasos por parte de los cargadores, o los corralitos de hermanos que se transforman en tertulianos cuando la procesión hace un “fondo”. Por favor, no generalicemos.

El día en que, hace años, vi un reportaje sobre la Semana Santa y aludía a las madres y abuelas como las que planchan los pañuelos y llevan a los hijos a ver a papá desfilando, sentí en mi interior un retroceso generacional importante. Gracias a las hermandades que han cambiado esto en el último tiempo, y que refuerzan la idea de la igualdad, y a las hermandades que no lo han hecho, trabajen por un futuro digno para nuestra Semana Santa, si quieren elevarla al olimpo del reconocimiento mundial.

Carmen, sigue luchando para que la Semana Santa te respete y te defienda igual que lo haces tú con ella.

                                                                                               Manuel Rodríguez Gago

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s