Entrevista a Nacho Rodríguez (y II)

(Puedes leer la primera parte aquí)

Tras el primer cigarro de la tarde, nos disponemos a seguir hablando. Dos nuevos cafés humean sobre la mesa y la conversación continúa fluida.

Rodaje de Gang Bang

Rodaje de Gang Bang

-¿Qué opinas de las dificultades del mundo del corto?

 -Como ya menciono anteriormente sólo puedo hablar de una experiencia así que tampoco puedo aportar mucho al respecto. Por una parte, no contábamos con medios económicos por lo que siendo conscientes de ello, procuramos conseguir las pocas cosas que necesitábamos para el rodaje por medio de amigos y conocidos. Disponíamos del material técnico necesario para grabar, que al fin y al cabo es lo importante, y elegimos el lugar, que fue un pueblo abandonado cercano. Establecimos un plan de rodaje de un día así que fue todo muy medido y cronometrado. La mayor parte de los actores eran amateurs, y sólo un par de ellos eran profesionales. Estos últimos ayudaron a los primeros con algunos consejos lo cual facilitó bastante mi labor, y funcionamos como una familia más que como un equipo. He de reconocer que fue una gozada a pesar del mal tiempo que tuvimos.

-¿Alguna anécdota divertida de rodaje?

-Aunque sólo estuviéramos un día de rodaje, por supuesto que hubo muchas anécdotas. La que más me gusta recordar fue la siguiente: Como ya he comentado, rodamos en un pueblo abandonado, dentro de una iglesia. Yo no tenía ni idea de que tuviéramos que pedir permisos, aunque era consciente de que el pueblo pertenecía a una empresa. Pues bien, cuando terminamos de rodar las escenas de exteriores, lo cual nos llevó unas cuatro horas, comenzamos a montar la escena para el rodaje de la parte principal, que transcurre dentro de la iglesia. El altar de la misma está situado justo enfrente del gran portón de la entrada, y recuerdo que estaba situando el encuadre con el cámara para rodar el primer plano general cuando de repente aparecieron dos figuras verdes en la puerta. Los actores estaban sentados en la mesa ensayando con las máscaras y la pistola de mentira estaba situada encima de la mesa, vamos, un cuadro completamente. En el momento en el que me di cuenta de que esas dos figuras eran dos guardias civiles se me heló la sangre, “se nos acabó el rodaje” pensé. Afortunadamente, después de tomarnos datos por si sucedía algo, nos dijeron que les parecía bien que se utilizara el pueblo para iniciativas de ese tipo, y no otras que acarreaban consecuencias como el destrozo del mismo. Al final todo quedó en un susto, y de hecho, nos dijeron que no era lo más raro que habían visto en esa iglesia.

Una escena de Gang Bang

Gang Bang

-Y la pregunta maravillosa que a todos nos hacen alguna vez ¿Para cuándo el largometraje?

-Creo que aun no sería capaz de sobrellevar un largometraje. Soy consciente de mis limitaciones y creo que aun no estoy preparado ni para escribirlo ni mucho menos para dirigirlo. Considero que aun me queda un tiempo, unos cuantos cortos en los que desahogarme y aprender, aprender mucho y absorber como una esponja todos los conocimientos adquiridos en ellos para que quizás algún día sí que sea capaz de llevar a cabo ese proyecto soñado del largo.

Tras una larga charla, en la que no nos hemos dado cuenta del paso del tiempo y viendo como las farolas de la ciudad se han encendido, Nacho y yo nos despedimos. Nacho probablemente se irá a casa a ver una de las muchas series que me ha recomendado o a reescribir por décima vez un guión y yo me voy con la esperanza de que nuestros caminos se vuelvan a juntar para volver a tener una buena conversación.

Miguel Rodríguez Bollon 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s