Rena(z)er

Éxodo. (Del lat. exŏdus, y este del gr. ἔξοδος, salida).
1. m. Emigración de un pueblo o de una muchedumbre de personas.

64.423 habitantes. Mil personas menos de las que vivían en la ciudad en 2011, hace apenas cuatro años. Más del 26% de ellos tienen más de sesenta años y los que aún no llegan a los veinte no son ni siquiera el 17%. Si quieren estudiar, no pueden hacerlo aquí, y, si quieren trabajar, parece que tampoco. En todas partes nos dicen que Zamora se muere y por eso parece que volver a casa después de los años de Universidad es como regresar al cementerio.

Afortunadamente, la falta de oportunidades o la escasez de industria no carga con la mochila de la falta de talento. Sí, has estudiado cinco años en una gran ciudad donde siempre había cosas para hacer, tienes una carrera y un máster pero tienes que volver a casa de tus padres porque eres un joven-aunque-sobradamente-preparado a quien ningún empresario quiere contratar cuando deja de salirle rentable exprimirlo como becario. No eres el único. En los últimos años, somos muchos los que hemos vivido ese éxodo a la inversa por voluntad propia o por la fuerza y es cierto que a veces nos hemos sentido extraños en nuestra propia ciudad. Es verdad que hemos pensado que aquí no había nada que hacer, que solamente quedaban viejos y que nos íbamos a morir del asco sin futuro, sin trabajo y sin cultura. Pero esa sensación puede cambiar y, de un tiempo a esta parte, parece que lo está haciendo y se ha pasado del “estás loco si quieres quedarte en Zamora” al “me apetece montar algo en Zamora, tengo ganas de estar ahí”.

Una media de tres o cuatro conciertos a la semana -la mayoría, gratis,- y alrededor de cinco exposiciones simultáneas. Centenares de grupos y otros tantos pintores, diseñadores, escultores o escritores de todas las edades, géneros y estilos. Hormiguitas que son más bien salmones nadando a contracorriente en forma de dueños de bares y salas de concierto que durante años han luchado por mantener el tipo y callar la boca a quienes decían que aquí no había nada que hacer. Mucha gente remando y buscando mostrar su talento o disfrutar del de los demás. Y nosotros, que no sé exactamente en qué grupo estamos, pero que queremos contártelo porque creemos que valorar lo que tenemos es tan necesario como trabajar para tener más.

Sí, puede que el coger tus maletas y volverse al pueblo sea un fracaso. Pero también puede ser una oportunidad de ayudar a resucitar una ciudad en coma desde hace décadas, de enseñar nuevas formas de negocio en la vieja Castilla, de montar alguna de las tantas y tantas cosas de las que esta ciudad, por desgracia, carece. Nosotros creíamos que hacía falta que los jóvenes escribiesen en alguna parte sus opiniones, sus sensaciones, sus planes y sus proyectos. Así nació Buscarruidos y por eso estamos aquí. Hoy volvemos con más ganas que nunca de ser una tirita en una de las tantas heridas que tiene Zamora. Si nos quieres ayudar a curarla, estás a tiempo.

Este espacio es tuyo. ¿Nos acompañas?Zamora_Atardecer

U. B.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s