KASS & THE GINGERBREAD BOYS: crónica de su primer concierto

El pasado jueves el público del Ávalon fue testigo del primer concierto de Kass & the Gingerbread Boys. Su andadura, que apenas alcanza un mes, no pareció tal. El soul, el blues y el góspel encuentran en las bocas y las manos de este grupo su propio hogar.

Un par de niños bailaban sin parar aquella noche bajo las escaleras del escenario… ¿cómo resistirse?

Kassandra Charlampi deleitó con su garganta. Y mucho. También, divertida, con sus movimientos alegres y su risa, con los que acompañaba las melodías de sus compañeros. Cuando regresaba su voz, se estremecía la piel entera de cualquiera que allí estuviera escuchándole.

KASS&THE GINGERBREAD BOYS 2 KASS&THE GINGERBREAD BOYS

 

Kass & The Gingerbread boys durante su concierto en el Ávalon.

El punto álgido fue, si uno ha de escogerse, la versión de Treme. Por un momento pareciera aquello el Mardi Gras. La suerte de paseo se dirigía a las calles de Nueva Orleans, donde hasta a la muerte se le baila. Los poros volvían a estremecerse con la melodía, con la voz; dentro ya, en las entrañas. Sin dejarte en paz. Ni que quisieras.

Todo mezclado con la guitarra de Víctor Antón, en casa, el piano de Mikel Nuñez, el contrabajo de Chuchi García y las acompasadas baquetas de Unai Olabarri. El saxo subió y bajó escalones durante toda la velada y a nosotras, durante un rato, se nos olvidó el calor.

Patricia Casalderrey

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s