Anda lárgate, artista

Inherente. Casi tatuado en la piel. El exilio laboral forma parte del ciclo vital del zamorano de a pie. Desde el momento en que una gran mayoría debe buscar su formación fuera de la ciudad comienza lo que en muchas ocasiones se convierte en un viaje sin retorno.

Entre todos estos (malqueridos) trabajadores en potencia se mezclan aquéllos que dependen de su ingenio y de sus manos para vivir. No es algo nuevo. Escritores, músicos, artistas plásticos, arquitectos, etc., todos ellos a lo largo de la historia han dejado atrás una ciudad que, si bien tiene unas murallas que dejan entrar aires nuevos a cuentagotas, por sus mismas grietas escapa a borbotones la cultura que nos va quedando.

Que se lo pregunten a León Felipe, a Lobo o a Coomonte una tarde cualquiera en Los Tilos. Pocos son los que, como éste último, han tenido la suerte de poder volver, pero menos los que han podido quedarse. Una ciudad de artistas huérfana de artistas, como si un manto de mediocridad los escondiera y una sociedad de banalidades los expulsara.

Cerremos las grietas y abramos las puertas, llenemos la ciudad de aire. Un aire de contemporaneidad y crítica que levante el manto y borre lo mediocre.

Anda, quédate artista.

Javier Martín Denis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s